REFLEXIONES PARA VIVIR

Most Recent

Recibe reflexiones:

La curiosidad es innata en el ser humano; en realidad, es el primer paso hacia el descubrimiento. Nada habría sido descubierto en el mundo, si el hombre no fuese curioso por naturaleza. Pero, la curiosidad debe ser orientada de forma correcta; de otro modo, puede llevar, incluso, a la destrucción.
Esa fue la tragedia de nuestros primeros padres. La pregunta: “¿Qué señal habrá de tu venida?”( San Mateo 24:3), se encuentra repetida varias veces en la Biblia. El ser humano desea conocer no solo las señales, sino también la fecha exacta del mayor evento de la historia. Pero, por algún motivo especial, Jesús no especificó la fecha de su venida.
Éramos nueve hermanos. Papá trabajaba en las minas, y llegaba a casa cada dos semanas. Antes de viajar, nos dejaba una lista con los deberes que debíamos cumplir antes de su llegada. Eran deberes diarios, pero nosotros dejábamos todo para la última hora. Cuando llegaba el día final, nos distribuíamos las tareas, y en pocas horas teníamos todo listo. Papá se emocionaba al llegar. ¡Pensaba que tenía hijos maravillosos y obedientes! Estaba engañado.
Cierto día, hubo un accidente en las minas. Los trabajos fueron suspendidos, mandaron a todos los trabajadores para la casa, y él llegó antes de lo previsto. Para sorpresa suya, se encontró con la triste realidad: los hijos queridos no eran tan maravillosos como él pensaba.
Esta es apenas una historia, y mi padre solo un ser humano. No tenía la capacidad de conocer el corazón de los hijos. Pero, Dios es Dios, y con él las cosas son diferentes.
Mucha gente se pregunta por qué Jesús no anunció el día exacto de su regreso. Creo que la razón es la naturaleza del corazón humano: si supiésemos el día exacto, viviríamos sin tener en cuenta sus consejos; faltando pocos días, arreglaríamos la vida y trataríamos de prepararnos para ir con él. Esto no le haría ningún bien al ser humano. Por eso, Jesús incluyó el elemento sorpresa; y el énfasis que la Biblia da no es a la fecha, sino a la preparación
del ser humano para encontrarse con el Señor.
Haz de este día un día de preparación, recordando que, aunque no sabemos el día ni la hora de la venida de Cristo, todo indica que estamos viviendo los últimos tiempos de nuestra historia en esta tierra.

                                    FUENTE: LECTURAS DEVOCIONALES "PLENITUD EN CRISTO"
                                                             POR: ALEJANDRO BULLON.

MEDITEMOS EN EL VERSÍCULO BÍBLICO PARA HOY:

 Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo? (Mateo 24:3).

Que siempre consultemos la palabra del Señor para obtener respuestas a las preguntas mas trascendentales de nuestra existencia y que estemos preparados para el mayor evento de la historia ya que las señales se están cumpliendo mas cada día.

JOHN CARLOS SOTIL LUJAN 
DIRECTOR DEL WEB BLOG - REFLEXIONES PARA VIVIR



Mientras Cristian se coloca la corbata antes de dirigirse al trabajo, nota un aire de tristeza en su mirada, y se pregunta: “¿Qué pasa conmigo?”
Continúa observando su rostro. Concluye que el motivo de esa preocupación es la insistente persecución de sus compañeros de trabajo. La actitud hostil de sus amigos está afectando su ánimo, y últimamente siente un leve temor inconsciente al ir a la oficina.
Todo empezó cuando Cristian descubrió la Biblia, y quiso compartirla con sus colegas: unos se burlaron, otros se mantuvieron indiferentes y otros, incluso, dejaron de hablar con él. Pero, desde el día en que Cristian se bautizó, las cosas empeoraron: últimamente, los colegas lo cercan, observaban todo lo que él hace y dice, con la intención de hallar alguna falta en sus actitudes
y reprocharle que es un hipócrita, al decir que su vida ha cambiado desde que conoce a Jesús.
El versículo de hoy( Ver Mateo 22:15) . presenta a Jesús, al enfrentar las mismas circunstancias que Cristian. Con una diferencia: los fariseos hacían las mismas cosas que los colegas de nuestro joven no solo con el propósito de burlarse o dejarlo en ridículo, sino con el objetivo de condenarlo y matarlo.
En la vida cristiana, muchas veces vas a pasar por ese tipo de situaciones. Gente que te observa solo con el deseo de encontrar una aparente contradicción entre lo que dices y lo que haces; gente que, muchas veces, va a preguntar sobre tu fe solo para encontrar algún error. Sí dices “Sí”, te acusarán y condenarán por la respuesta afirmativa; si dices “No”, vendrán contra ti por haber negado. Nada de lo que hagas o dejes de hacer los satisfará. Te arrinconarán en una esquina de la argumentación, con el objetivo de hacerte perder la paciencia y exasperarte.
No les hagas caso; no reacciones defensivamente. Es eso lo que buscan. Pide a Dios mansedumbre, ternura, paciencia. Muchas veces, por detrás de las personas con ese tipo de actitud, hay gente sincera, que es tocada por el Espíritu Santo, mediante la simplicidad y la nobleza de tu reacción.
Sal hoy, sabiendo que vives en un mundo en el cual el camino no está siempre alfombrado de rosas para los hijos de Dios. Pero, a pesar de eso, las mismas espinas que muchas veces hacen sangrar tus pies son las bendiciones que el Señor te está preparando. Así fue con Jesús: “Fueron los fariseos y consultaron cómo sorprenderle en alguna palabra”.
( Mateo 22:15).
FUENTE: LECTURAS DEVOCIONALES "PLENITUD EN CRISTO"
                                                             POR: ALEJANDRO BULLON.


JOHN CARLOS SOTIL LUJAN 
DIRECTOR DEL WEB BLOG - REFLEXIONES PARA VIVIR
Mirna se detiene frente a un negocio donde venden loterías. Observa cómo la gente compra; capta el brillo de expectativa en los ojos de esas personas. Quiere entrar y comprar, porque el premio de esa semana es de varios millones. “Ojalá tenga suerte”, piensa, y entra.
Muchas personas, como Mirna, creen que las cosas suceden por golpes de suerte. Por ejemplo, una coincidencia que surge en el exacto momento que se la necesita; una persona que se conoce en el momento justo; elementos sueltos que de pronto se organizan para resolver un problema, en fin...
A fin de cuentas, ¿qué es la suerte? Algunos piensan que los fenómenos de la vida ocurren por azar, es decir, que nos puede suceder cualquier cosa sin ningún propósito; un cambio radical en la vida, pero ajeno a nuestra voluntad.
Hay otros que creen que existe un destino predeterminado, y que la vida se orienta hacia el cumplimiento de ese destino, sobre el cual no tenemos control.
Bueno, creer en la suerte o en el destino hace que las personas se sientan libres de sus responsabilidades y culpen a infortunadas circunstancias, o al destino, de las dificultades que aparecen por ahí.
Pero, si tú revisas la vida de la gente victoriosa, vas a notar que, aunque muchas de ellas encontraron coincidencias extraordinarias, no alcanzaron el éxito solo por esas coincidencias, sino por el trabajo denodado, el optimismo y la fuerza de voluntad que pusieron en lo que hacían.
Lo que determina la victoria o la derrota, el éxito o el fracaso, no es la suerte ni el destino, sino la confianza en Dios y el trabajo.
El versículo de hoy(Efesios 1:5), afirma que fuimos predestinados para ser hijos de Dios; eso no significa que aunque no quieras vas a terminar siéndolo. Existen muchos otros textos que declaran, con claridad, que la voluntad humana es soberana; Dios la respeta.
Por ejemplo, en Juan 3:16 no se dice que todos tendrán vida eterna, sino solo aquellos que creen.

Sal hoy a cumplir tus deberes, seguro de que Dios tiene un plan maravilloso predestinado para tu vida. Pero, que ese proyecto solo se cumplirá si tú aceptas la promesa divina y confías en ella. “En amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad”(Efesios 1:5).

FUENTE: LECTURAS DEVOCIONALES "PLENITUD EN CRISTO"
                                                             POR: ALEJANDRO BULLON.


JOHN CARLOS SOTIL LUJAN 
DIRECTOR DEL WEB BLOG - REFLEXIONES PARA VIVIR
En las instalaciones internas del ala nacional del aeropuerto Benito Juárez, de México, se encuentra el “Taba bar”, un restaurante en el cual las personas comen algo mientras esperan su vuelo. Faltan dos horas para el mío; voy a Minatitlán, en el Estado de Veracruz.
Mientras llega la hora, abro la computadora y escribo este devocional. “Aprende y reflexiona”, aconseja el versículo. 
El aprendizaje es el resultado de la reflexión: no existe aprendizaje sin reflexión. Pero, vivimos en un mundo apresurado y no hay tiempo para detenerse y pensar por qué las cosas son como son, o qué lecciones podemos aprender de lo ocurrido.
El consejo de hoy es que debemos reflexionar y aprender que el fundamento de una vida realizada y feliz es saber “que Jehová es Dios, arriba en el cielo y abajo en la tierra, y no hay otro”.
Simple. Y, al mismo tiempo, complicado. Simple, para el alma sencilla que abre el corazón a Dios; complicado, para la mente extraviada en los laberintos del racionalismo.
Con frecuencia, Dios permite que el ser humano siga su propio rumbo. No discute con él; lo deja avanzar por los caminos arriesgados que su naturaleza escoge. Quisiera intervenir, detenerlo, decirle: “Hijo, ese camino te va a llevar a la destrucción”. Pero, no puede: te dio libertad, incluso para abandonarlo, consciente de la temeraria actitud que escogiste.
Sería tan fácil buscar a Dios y tomar en serio sus enseñanzas; pero, el hombre moderno prefiere escoger sus propios dioses: pequeños, manipulables; dioses de plástico, incapaces de determinar lo que es bueno o malo. Que se limitan a dar el visto bueno al extravío humano.
“Reflexiona y aprende”, es el consejo de hoy. Detente. Deja de correr como si tuvieses miedo de tu propia sombra. Piensa en la manera en que estás viviendo. Reflexiona. Vuelve a pensar una y otra vez.
Si lo haces, tus noches tendrán el brillo de las estrellas, y tus días, el resplandor del sol. Verás que vale la pena vivir, aunque el dolor toque a la puerta de tu corazón; aunque las dificultades aparezcan como nubes cargadas de lluvia. Aprenderás a sonreír mientras los otros lloran, y a tener esperanza cuando los demás desesperan.
Por eso, hoy, no empieces el día sin recordar la amonestación divina: “Aprende pues, hoy, y reflexiona en tu corazón que Jehová es Dios arriba en el cielo y abajo en la tierra, y no hay otro”.(Deuteronomio 4:39).

     FUENTE: LECTURAS DEVOCIONALES "PLENITUD EN CRISTO"
                                                             POR: ALEJANDRO BULLON.


JOHN CARLOS SOTIL LUJAN 
DIRECTOR DEL WEB BLOG - REFLEXIONES PARA VIVIR
“No necesito de Dios”, decía Augusto, lleno de orgullo. “Dios es una muletilla que los débiles usan para esconder su fragilidad y falta de valor para enfrentar los problemas de la vida”.
Brillante como pocos; inteligente, al punto de discutir con los profesores y dejarlos en malos lienzos. Respiraba soberbia. Miraba a los demás como si él estuviese en un pedestal, por encima de los pobres mortales. La vida, sin embargo, fue cruel con él. Una noche, mientras regresaba de una fiesta, su automóvil salió de la carretera y tuvo un accidente casi fatal. Llevó meses para recuperarse; pero jamás volvió a ser lo que era. Quedó condenado a una silla de ruedas para el resto de su vida. Tres meses después, regresó al hospital por causa de otro accidente: la silla de ruedas resbaló por una rampa, y cayó desde una altura de tres metros.
Los testigos dicen que no aceptó ayuda; no pidió, no buscó, no llamó...Pedir, buscar y llamar son tres verbos que expresan dependencia. Tú solo pides cuando necesitas, buscas cuando no tienes y llamas cuando deseas entrar.
¿Sabes lo que Jesús quiere decirte? Que el primer paso del vencedor es reconocer sus limitaciones: tú eres dependiente; no solo de Dios sino también
de las otras personas.
No eres una isla en este mundo; nadie lo es. Todos dependemos de todos. Puedes ser bello como un par de ojos azules, pero necesitas de los pies, por inferiores o detestables que te parezcan. Jamás subestimes a los demás; no los consideres innecesarios. Por abundantes que sean tus talentos, por brillante que seas, eres mucho más productivo, más noble y más grande cuando aprendes a pedir, a buscar y a llamar.
Pero, evidentemente, cuando Jesús pronunció estas palabras estaba hablando
de su infinito amor, listo a ser derramado en la vida de quienes lo reconocen como Dios.
Por eso, hoy, no te atrevas a enfrentar los peligros de la vida sin pedir,buscar y llamar. Jesús está allí, a tu lado, dispuesto a oír tu voz. Quiere hacerte grande, pero necesitas sentirte pequeño. Si te consideras grande, ¿qué puede él hacer por ti?
     FUENTE: LECTURAS DEVOCIONALES "PLENITUD EN CRISTO"
                                                             POR: ALEJANDRO BULLON.

No olvidemos que el Primer paso para ser un vencedor es reconocer nuestras limitaciones. Como humanos creados por un Dios de amor, necesitamos de sus consejos y de la ayuda de nuestro prójimo.ES importante recordar el consejo biblico: "  Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.San Mateo7:7, 8.

Si no lo reconocemos los resultados son trágicamente penosos.

JOHN CARLOS SOTIL LUJAN 
DIRECTOR DEL WEB BLOG - REFLEXIONES PARA VIVIR
Antonia salió de la casa, respiró hondo y miró al cielo: le hubiera gustado que fuese una noche limpia, como tantas otras a la orilla del mar. Pero,notó que no había luna ni estrellas; tal vez, los astros estuviesen allí como siempre, pero ella no los veía. Estaba oscuro; más oscuro que las oscuras páginas de su historia. Entonces, tuvo miedo y entendió que, para ver, no basta tener ojos; es necesario que haya luz. Poco valen los ojos en la oscuridad.
Su vida, cubierta de sombras desde la adolescencia, carecía de alegría. Si pudiese definir el día en que empezaron sus agruras, se remontaría al triste momento en que sus padres le dijeron: “Hijita, el amor entre nosotros acabó.Pero, tú continúas siendo nuestra hija, y te vamos a amar siempre”.
Ella sabía que a partir de aquel instante nada sería igual. Y no lo fue. Su vida, que hasta entonces había sido un día de sol esplendoroso, empezó a nublarse: conoció las sombras, la tristeza, el dolor extraño de sentirse sola.Y jamás supo decir cómo, sin percibirlo, se descubrió hundida en la arena movediza de las drogas. Los errores desfilaron, uno tras de otro; cada vez más trágicos y grotescos. Quedó embarazada, provocó un aborto, vendió su cuerpo para sustentar el vicio... Fue descendiendo, como una piedra arrancada de la montaña; bajando a las profundidades de su autodestrucción.
Hasta el día en que sus padres, sin saber ya que más hacer para ayudarla, se volvieron a Dios, restauraron su matrimonio y decidieron hacer de la recuperación de la hija amada el objetivo de su vida.
Antonia contemplaba la oscuridad aquella noche, sin ver nada. De repente el cielo se iluminó con la fugaz luz de un relámpago; dos segundos,suficientes para observar la belleza de las olas en el mar agitado.
En ese momento, el Espíritu iluminó sus pensamientos y clamó a Dios en busca de luz: “Señor”, dijo en su corazón, “mi vida está llena de tinieblas; necesito de tu luz. No quiero seguir viviendo asustada. Por favor, ilumina mi vida”.
Conocí a Antonia en una reunión en que personas que un día habían sido destruidas por las adversidades de la vida relataban la manera maravillosa en que Dios las rescatara.
Hoy puede también ser un nuevo día, para ti. Echa las tinieblas a un lado; sacude el polvo de tus pies. ¡Naciste para brillar! Tu Dios es el Dios que un día ordenó: “Sea la luz. Y fue la luz”.(Génesis 1:3).


FUENTE: LECTURAS DEVOCIONALES "PLENITUD EN CRISTO"
POR: ALEJANDRO BULLON.

Que la Luz de los consejos y la sabiduría de nuestro Dios de Amor estén siempre en nuestra vida. Busquemos su luz día a día y jamas andaremos en las tinieblas del error.

JOHN CARLOS SOTIL LUJAN 
DIRECTOR DEL WEB BLOG - REFLEXIONES PARA VIVIR
www.facebook.com/reflexionesparavivir

Cuando Mendeleiev arregló los elementos de la tabla periódica siguiendo la secuencia de su peso atómico encontró que algunos no «encajaban». Sus pesos atómicos parecían ser incorrectos. Después de pensar un poco, decidió no rechazar su modelo sino ignorar los pesos anómalos. Concluyó que era posible que el peso de esos elementos hubiera sido calculado erróneamente. Así era. Después se encontraría que esos pesos atómicos estaban equivocados por la presencia de ciertos isótopos que distorsionaban la medición. Es muy cierta, entonces, la afirmación paradójica de sir Arthur Eddington: «No creas en los resultados de los experimentos hasta que hayan sido confirmados por la teoría».
Algo similar pasó cuando el meteorólogo alemán Alfred Wegener observó que América del Sur y la costa oeste de África encajan como piezas de un rompecabezas gigante. Obsesionado con la idea descubrió que el pequeño fósil del mesosaurio solo Se encuentra en Brasil y el oeste de África, y que fósiles de dinosaurios se encontraban en estratos de rocas idénticos en Brasil y África oriental. Sugirió entonces que estas dos regiones habían pertenecido a una misma masa terrestre en algún tiempo lejano y que después se habían separado. En el ámbito geológico se rechazó la idea. ¡Todo mundo sabía que los continentes no viajan ni se mueven! Sin embargo, una vez que se descubrió el movimiento de las placas tectónicas, las ideas de Wegener fueron aceptadas. No deberíamos rechazar, entonces, una idea por la simple razón de que no conocemos los mecanismos que la explican. Puede ser que en el futuro sean descubiertos.
¿Qué haces cuando la evidencia científica no concuerda con lo que Dios ha revelado en su Palabra?
No te dejes intimidar cuando tu fe no concuerda con la ciencia. Mientras estudiaba el doctorado en Filosofía de la Religión, hace algunos años, experimenté momentos de fuerte duda debido a las evidencias, aparentemente muy convincentes, que negaban algunas de las verdades que Dios nos ha revelado. En varios de esos momentos me arrodillé al lado del escritorio, en un lugar apartado de la biblioteca, para pedir su dirección. Él nunca me abandonó y me recompensó con creces. Muchas de las dudas que tenía fueron resueltas porque Dios me guió para encontrar las respuestas. De hecho, como resultado, en 2005, obtuve el primer lugar en la Graduate Student Paper Competition of the Midwest Society of Biblical Literature [Concurso de trabajos de estudiantes de posgrado de la Sociedad de Literatura Bíblica del Medio Oeste], en la que competían estudiantes de universidades prestigiosas de los Estados Unidos.
Recuerda que Dios es el dueño del conocimiento y nunca se equivoca. Síguelo confiadamente dondequiera que te guíe.
Porque el Señor da la sabiduría; conocimiento y ciencia brotan de sus labios.
 (Proverbios 2: 6).
Tomado de: Meditaciones Matinales para Jóvenes “¿Sabías qué…?” Por: Félix H. Cortéz
JOHN CARLOS SOTIL LUJAN 
DIRECTOR DEL WEB BLOG - REFLEXIONES PARA VIVIR
www.facebook.com/reflexionesparavivir

Genaro fue despedido del empleo hace un mes. La esposa, deprimida, fue a parar al hospital: los exámenes médicos revelaron que ella tenía un cáncer terrible, y no lo sabía. Para completar el cuadro de tragedia, este es el cuarto mes que Genaro no paga al banco el préstamo de la casa, y está amenazado de perder el inmueble.
Hay momentos así en la vida. Tú sales a la calle; las personas corren de un lugar a otro, en pos de sus sueños, pero a nadie le importa lo que te sucede a ti. Te sientes solo, y olvidado hasta de Dios.
Es natural. El salmista(autor de Salmos bíblicos) también pasó por momentos difíciles en su vida; todos los pasamos. A veces, el sol brilla esplendoroso, el cielo azul no trae ni una nube que opaque la belleza de tu día; pero de repente, cuando menos lo esperas, parece que todo se pone cabeza abajo y pierdes el control de la situación.
Cuando la noche envolvió la vida del salmista, afirmó: “Clamaré al Dios Altísimo, al Dios que me favorece”(Salmo 57:2). El verbo “favorecer”, en el original hebreo,es Gamar, que literalmente significa realizar todo, hacer todo.
El Dios del salmista es un Dios altísimo, que puede hacerlo todo; ese Dios no duerme en las páginas de la Biblia. Es también tu Dios, vivo y actuante.
Por tanto, Genaro, clama a tu Dios. El verbo clamar, en hebreo, es qara’. Connota la idea de llorar a gritos; derramar el alma a Dios; reconocer,como un niño indefenso, que necesitas la ayuda del padre.
A veces, Dios permite que lleguemos a una situación sin perspectivas, sin salidas, sin ventanas, a fin de que solos, en la oscuridad de nuestros temores,en el dolor de nuestras heridas y en la desesperación de nuestra incapacidad, aprendamos a depender del Dios altísimo.
Amaneció un nuevo día. Mira por la ventana. ¿Solo ves nubes negras y tormenta? No importa: detrás de esas nubes oscuras, brilla un sol indestructible; ninguna tormenta será capaz de apagar su llama viva. Pero, el sol es apenas un astro. Más allá de los planetas y de las estrellas; por encima del cosmos inaccesible, está el Creador del sol: es tu Dios Altísimo. Clama a él, sin miedo. Te entenderá y te oirá porque, un día, lo dejó todo y vino a buscarte en la persona maravillosa de Jesús.
Antes de iniciar la carrera de la vida hoy, arrodíllate, y di en tu corazón: “Clamaré al Dios altísimo, al Dios que me favorece”.(Salmo 57:2).

FUENTE: LECTURAS DEVOCIONALES "PLENITUD EN CRISTO"
POR: ALEJANDRO BULLON.

JOHN CARLOS SOTIL LUJAN 
DIRECTOR DEL WEB BLOG - REFLEXIONES PARA VIVIR
www.facebook.com/reflexionesparavivir

El terminal del ómnibus está colmada de personas, esta mañana fría de invierno, en las calles del barrio Chacarita, en la ciudad de Buenos Aires. Max no ve a la gente. Su cuerpo está allí, pero su mente vaga sin rumbo, por los agrestes campos minados de los conflictos familiares. Cree no resistir más; piensa que, tal vez, la separación sea la única salida. 
Lo que lo incomoda y lo confunde es el hecho de que ama a su esposa, y no entiende por qué dos personas que se aman no pueden vivir en armonía.
El conflicto de hoy comenzó porque no había leche para el desayuno:
–Te dije que la compraras anoche –casi gritó ella, encolerizada.
–¿Y por qué, en lugar de pedirme, no la compraste tú? –respondió él, en el mismo tono.
A partir de allí, se dijeron cosas terribles, se echaron en cara errores del pasado y, finalmente, él salió de casa golpeando la puerta.
En el texto de hoy,(1 Pedro 3:8), Pedro aconseja que los cónyuges deben tener “un mismo sentir”; deben ser “compasivos y misericordiosos” el uno con el otro.
Parece una meta distante, imposible de ser alcanzada; por lo menos, para Max y su joven esposa. Lo que ellos ignoran es que el matrimonio es la única escuela en que te matriculas, pero nunca te gradúas. La vida en pareja es una vida de constante aprendizaje.
Mucha gente se desespera porque no sabe distinguir los problemas de los conflictos. La vida es la permanente solución de problemas: desde que te levantas hasta que te acuestas por la noche, estás solucionando problemas; cada hora, cada minuto. No existe vida sin problemas. Pero, los problemas no son cataclismos destructores, sino desafíos de crecimiento. Un problema mal resuelto sí se transforma en conflicto. Y los conflictos pueden ser fatales.
Lo que la esposa de Max podría haber hecho esta mañana es preguntar:
–Querido, ¿compraste leche?
Creo que Max hubiese respondido:
–No, mi amor; pero la compro en un minuto.
Después, más calmos, podrían sentarse a conversar sobre los constantes“olvidos” de Max.
Antes de iniciar tus actividades de hoy, recuerda: "Finalmente, sed todos
de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos,
amigables”.(1 Pedro 3:8).

FUENTE: LECTURAS DEVOCIONALES "PLENITUD EN CRISTO"
POR: ALEJANDRO BULLON.

JOHN CARLOS SOTIL LUJAN 
DIRECTOR DEL WEB BLOG - REFLEXIONES PARA VIVIR
www.facebook.com/reflexionesparavivir

Sabiduría es saber para qué sirves y por qué estás en esta tierra. Conozco personas desesperadas por escalar puestos, y no miden consecuencias para alcanzar sus objetivos. Jamás piensan si tienen talento para realizar el trabajo que ambicionan; lo único que les importa es alcanzar el cargo deseado, sin preguntarse si Dios los ha llamado para ese trabajo. Después se frustran, y frustran a los demás. En el fondo, se saben derrotados, y tratan de disimular la derrota con manifestaciones de autoritarismo.
La parábola de hoy muestra, alegóricamente, la sabiduría del olivo.(Ver la biblia - Jueces 9:8, 9). ¿Ser rey? ¿Para qué? ¿Por qué? ¿Solo porque todo el mundo quiere serlo? No.¡Déjenme tranquilo en mi misión como olivo! Dios me dio la capacidad de producir aceite, y lo haré bien hecho hasta el fin de mis días.
Una de las bendiciones de vivir en compañerismo diario con Jesús es que te sientes realizado y feliz cumpliendo tu misión. El amor de Jesús llena tu corazón de tal forma que no andas mirando a los lados para ver quién tiene qué o quién llega hasta dónde. Solo miras hacia adelante, y corres en el cumplimiento de tu misión.  El resultado es que todos llegan, y las personas que conviven contigo también son felices porque, cuando todas las piezas de un automóvil funcionan a la perfección, el vehículo marcha bien.
Hoy es un día de nuevos desafíos. Tus retos no son los del otro. No quieras hacer el trabajo del otro y descuidar el tuyo.
Detente, piensa y medita. Sé consciente de tu misión, sin importarte si el trabajo de tu vecino es más bonito o más encantador que el tuyo. No te compares con nadie: Dios te hizo único en el mundo. Simplemente, cumple con tu misión y descubre una dimensión de la vida más significativa y fascinante.
¡Ah!, y no te olvides que “Fueron una vez los árboles a elegir rey sobre sí, y dijeron al olivo: Reina sobre nosotros. Mas el olivo respondió: ¿He de dejar mi aceite, con el cual en mí se honra a Dios y a los hombres, para ir a ser grande sobre los árboles?”(Jueces 9:8, 9).
FUENTE: LECTURAS DEVOCIONALES "PLENITUD EN CRISTO"
POR: ALEJANDRO BULLON.

JOHN CARLOS SOTIL LUJAN 
DIRECTOR DEL WEB BLOG - REFLEXIONES PARA VIVIR
www.facebook.com/reflexionesparavivir

Cuando pienso en Esaú,( el personaje bíblico) pienso en un plato de lentejas. En mi caso, no vendería ni un lápiz usado por lentejas. Mi esposa tampoco, porque le son indigestas.
Esaú es el que rompe los moldes de su tranquilo y pacifico padre. Le gusta el campo. Caza. Se anima a ir más allá de los limites del campamento. Es temerario y valiente. Su padre lo ama.
Este perfil, tan diferente del de su hermano gemelo, lo hace centrarse en las cosas terrenales, presentes, inmediatas. No tiene tiempo ni ánimo para pensar en cosas que vayan más allá de su apetito presente, de su premio perdido en aquel instante, de su inmediatez.
Si Esaú no hubiera estado tan cansado, con tanto hambre, no hubiera vendido su primogenitura por tan poco. Habría negociado mejor.
Las cosas divinas están mucho más allá de un plato de lentejas que te sacien el hambre del momento. Para disfrutarlas, necesitas dedicar tiempo para pensar en ellas. Poder pensar y tener tiempo son dos elementos que no aparecen entre las características más sobresalientes de Esaú, ni de la posmoderna sociedad de hoy. Solemos correr por las calles de esta vida intentando cazar nuestra próxima presa, y vendiendo, por platos de lentejas lo realmente importante.
Las lentejas del sexo fácil sacian tu hambre de placer inmediato. No necesitas compromiso, no necesitas estar casado. Solo necesitas un poco de satisfacción.
Las lentejas de la mentira sacian tu hambre de poder. No importa quién caiga en el proceso de tu ascensión. Y, a veces, el cargo vale tan poco.
Las lentejas de la jactancia sacian tu hambre de popularidad. No importa si es verdad, importa que a “ellos” les guste.
Tal como Esaú, somos profanos, por más que estamos rodeados de situaciones que nos ayudarían a no serlo. El campamento de Isaac era una proyección del que había gobernado su padre durante más de un siglo: cultos, sacrificios, ceremonias… la presencia de la religión (de la iglesia) en todo momento.
Pero no tenemos tiempo para eso. Cumplimos con los compromisos religiosos mirando el reloj y pensando en la próxima caza. Escuchamos el sermón pensando en la salida de esa noche. La religión de formas no salva a nadie.
Esaú vende su primogenitura porque no le interesa; porque quiere algo, y lo quiere aquí y ahora. ¿Qué estás vendiendo por lentejas? Recuerda: pueden ser indigestas.
FUENTE: LECTURAS DEVOCIONALES PARA JOVENES 2014 - "365 VIDAS"
POR: MILTON BETANCOR

Recordemos EL PENSAMIENTO BÍBLICO DE HOY , que nos dice: 
Isaac quería más a Esaú, porque le gustaba comer de lo que él cazaba; pero Rebeca quería más a Jacob. Génesis 25:28

Que la reflexión y el pensamiento bíblico de hoy nos recuerden que es mejor atender lo mas importante y dejar lo pasajero aunque este parezca ser muy atractivo y placentero.
JOHN CARLOS SOTIL LUJAN 
DIRECTOR DEL WEB BLOG - REFLEXIONES PARA VIVIR
www.facebook.com/reflexionesparavivir

Reflexiones populares

Música de Reflexion

Loading...

Translate/Traductor web

REFLEXIONANDO CON LAS NOTICIAS

Loading...

Seguidores

Archives

Páginas vistas en total

© REFLEXIONES PARA VIVIR. 2010 | This wordpress temeplate was designed by Vcars | Converted to Blogger Templates and Blogger Themes for Shoe Shopping | Discount Watch