REFLEXIONES PARA VIVIR

Most Recent

Recibe reflexiones:


Tu respuesta a la pregunta que da título a esta reflexión determinará en gran medida tu éxito o fracaso en la vida. Los psicólogos dicen que lo que piensas de ti mismo está condicionado por lo que piense de ti la persona más importante de tu vida. Si él o ella dice que eres bonito, te sentirás bonito; si te tilda de tonta, te creerás una tonta; si considera que vales mucho, tú te sentirás valioso. En fin, esa persona es como el espejo en el que miras tus virtudes y defectos. El caso de Albert Einstein explica muy bien lo que quiero decir.

Un día el padre de Albert le preguntó al director de la escuela qué carrera debía estudiar su hijo. El director respondió: “Eso no importa. Albert nunca será exitoso”. Otro maestro calificó a Einstein de “perro perezoso”. Finalmente, la junta escolar determinó que ni siquiera merecía estar en la escuela, y lo expulsaron (Jess Brallier, Who Was Albert Einstein, pp. 14, 21). Si Einstein hubiera hecho de sus maestros las personas más importantes de su vida, el mundo hubiera perdido el privilegio de haber tenido una de las mentes más brillantes del siglo XX. Por suerte para él -y para nosotros-, Albert supo ubicar adecuadamente el lugar de sus maestros y nunca les dio el primer lugar en su vida.

¿Sabes por qué Albert Einstein logró descollarse por encima de todos los que creían que no tendría éxito? Porque su madre siempre lo trató como el hombre más inteligente que había conocido. Y como ella era la persona más importante de su vida, Albert creyó en todo momento que era un joven brillante, sin importar lo que dijeran sus maestros. Y eso lo indujo a ponerse por encima de la opinión de los demás.

Aunque la madre de Albert lo hizo bien, lo más conveniente es que Dios sea la persona más importante de tu vida. Mira lo que él dice de ti: “Te amo y eres ante mis ojos precioso y digno de honra. No temas, porque yo estoy contigo” (Isaías 43:4, 5, NVI). ¿Te das cuenta? Eres valioso. Eres amado. Eres digno de honra. Mírate en ese espejo. Si Dios piensa así de ti, ¡entonces tú has de ser una persona genial!


TOMADO DE : #VISITAMIMURO Por: J. Vladimir Polanco.

Recordemos hoy lo que nos dice la palabra de nuestro Dios de Amor:  “Nosotros somos creación de Dios” (Efesios 2:10, TLA).



                                                          JOHN CARLOS SOTIL LUJAN

                                    DIRECTOR DEL WEB BLOG REFLEXIONES PARA VIVIR
                                            www.facebook.com/reflexionesparavivir




Mis amigos no pueden entender que yo sea, al mismo tiempo, simpatizante de los Medias Rojas de Boston y de los Yankees de Nueva York. Me gustan tanto ambos equipos que hasta quisiera que intercambiaran jugadores entre ellos; pero en nuestro tiempo eso es prácticamente imposible. Por suerte para los Yankees, todo fue distinto al finalizar la campaña de 1919. El dueño de los Medias Rojas por aquel entonces, Harry Frazze, determinó que Babe Ruth, su mejor jugador, no debía permanecer en el equipo y lo envió a sus archirrivales: los Yankees. Jugando con Nueva York, Ruth implantó varios récords y se consolidó como uno de los mejores jugadores que ha tenido ese deporte. Los especialistas consideran que Frazze llevó a cabo la peor negociación de la historia del béisbol, y que cometió un grave error al suponer que Ruth ya no sería útil para Boston.

¿Sabes quién cometió un error similar al de Frazze ? El apóstol Pablo. En cierta ocasión se enojó tanto con Juan Marcos, que llegó a creer que ese muchacho ya no era útil para la obra de Dios. Bernabé trató de persuadirlo, pero Pablo estaba tan seguro de su opinión, que prefirió separarse de Bernabé antes que permitir que Marcos formara parte del equipo misionero (Hechos 15:39). Por suerte, Marcos no le hizo caso a la opinión de Pablo y siguió trabajando en la causa del Señor y llegó a ser el autor del Evangelio que lleva su nombre. El jovencito que, según Pablo, no servía para nada, se convirtió en un escritor bíblico. ¡Qué maravilloso!

¿Alguna vez alguien te ha dicho que no eres útil? Aun cuando lo diga alguien tan influyente como Pablo, recuerda que el Señor ha puesto en tus manos talentos excepcionales. Jesús ve en ti a un futuro médico, ingeniero, maestro, predicador, cantante, escritor, pastor, misionero... En fin, si te pones en las manos de Dios, como lo hizo Marcos, serás una herramienta útil. Con el paso de los años, Pablo, como buen cristiano, reconoció su error al dudar del potencial de ese jovencito, y llegó a decir: “Toma a Marcos y tráelo contigo, porque me es útil para el ministerio” (2 Timoteo 4:11, RV95). Tú también eres útil, no lo dudes nunca.


TOMADO DE : #VISITAMIMURO Por: J. Vladimir Polanco.

Recordemos hoy lo que nos dice la palabra de nuestro Dios de Amor, sobre marcos, al que Pablo, el apóstol, antes no lo consideraba tan valioso,
“Toma a Marcos y tráelo contigo, porque me es útil para el ministerio” (2 Timoteo 4:11, RV95).



                                                          JOHN CARLOS SOTIL LUJAN

                                    DIRECTOR DEL WEB BLOG REFLEXIONES PARA VIVIR
                                            www.facebook.com/reflexionesparavivir



¿Por qué algunas personas tienen éxito y otras no? Esta es una pregunta difícil, y Malcom Gladwell escribió un libro, Los fuera de serie, para tratar de hallar la respuesta. Según este autor de origen jamaiquino, aunque “el éxito es talento más preparación”, la preparación es mucho más importante (p. 46). 
El comprobó su tesis usando ejemplos que van desde músicos hasta programadores de computadoras. Déjame resumirte lo que él dice acerca de los músicos. Un estudio clasificó a unos violinistas en tres grupos: 1) las estrellas, 2) los buenos y 3) los que llegarían a ser profesores de música.
 Los integrantes de los tres grupos comenzaron a tocar violín aproximadamente a los cinco años, y durante sus primeros años practicaron más o menos la misma cantidad de horas: dos o tres por semana.

¿Qué marcó la diferencia entre los tres grupos? ¿Por qué algunos fueron estrellas, otros buenos y otros maestros de música? La clave radicó en la cantidad de horas que dedicaron a practicar. Los que llegaron a ser estrellas practicaron más de diez mil horas; los buenos, ocho mil horas; y los profesores, cuatro mil. Por tanto, “lo que distingue a un intérprete virtuoso de otro mediocre es el esfuerzo que cada uno dedica a practicar. Y eso no es todo: los que están en la cumbre no es que trabajen un poco o bastante más que todos los demás. Trabajan mucho, mucho más” (p. 47; la cursiva es del autor).

¿Suponías que el éxito se conseguía con tan solo tronar los dedos? No, para lograrlo hay que trabajar más, mucho más. Cuando Dios le encomendó a Salomón la gran responsabilidad de construir el Templo de Jerusalén, David le dio este valioso consejo: “Anímate y esfuérzate, y manos a la obra; no temas ni desmayes, [...] mi Dios, estará contigo” (1 Crónicas 28:20, RV95). ¿Cuál era la parte de Salomón? Esforzarse y ponerse manos a la obra.

¿Deseas ser exitoso? Pues tendrás que trabajar en ello diez, veinte, treinta mil horas. .. Y cuando creas que estás a punto de desfallecer, no olvides que, así como estuvo con Salomón, Dios también estará contigo.


TOMADO DE : #VISITAMIMURO Por: J. Vladimir Polanco.

Recordemos hoy el consejo de Dios a Josué, para una vida bendecida y exitosa:
“Anímate y esfuérzate, y manos a la obra; no temas ni desmayes, [...] mi Dios, estará contigo” (1 Crónicas28:20, RV95).




                                                          JOHN CARLOS SOTIL LUJAN

                                    DIRECTOR DEL WEB BLOG REFLEXIONES PARA VIVIR
                                            www.facebook.com/reflexionesparavivir




Comments Off

Charles M. Blow escribió un breve artículo en el diario The New York Times en el que resaltaba el legado de Nelson Mándela. Según Blow, hubo dos factores determinantes en el éxito que tuvo Mándela en su lucha contra el apar- theid en Sudáfrica.


En primer lugar, Mándela demostró ser un luchador. No solamente creyó en su causa, sino que trabajó arduamente para que la libertad formara parte de la vida cotidiana de cada sudafricano, independientemente del color de su piel. Aunque su causa fue tildada de “terrorista”, Mándela no dejó de luchar hasta conseguir su objetivo, sin importar los juicios de valor que las grandes naciones hicieran contra su movimiento. En segundo lugar, Mándela demostró ser valiente. ¿Qué era la valentía para él? Él la definió con estas palabras: “Aprendí que la valentía no es la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre él. El hombre valiente no es aquel que no siente miedo, sino el que conquista ese miedo” (“A Lesson Before Dying” en http://www.nytimes.com).

Luchar y ser valiente. ¿A qué personaje bíblico evocan esas palabras? Tres mil quinientos años antes de Mándela, Josué, el sucesor de Moisés, recibió esta orden: “Sé fuerte y muy valiente” (Josué 1:7, NTV). Como sabrás, la tarea de Josué era inmensa: conquistar Canaán, derrotar gigantes, derribar murallas, repartir la tierra... El hijo de Nun no habría podido conseguirlo si el Señor no le hubiera prometido que estaría con él. Pero era indispensable que Josué hiciera su parte: luchar y ser valiente. ¿Cómo demostraría Josué que era hombre luchador y valiente?

Creo que la Nueva Versión Internacional da en el blanco al traducir Josué 1:7 de esta manera: “Solo te pido que tengas mucho valor y firmeza para obedecer toda la ley que mi siervo Moisés te mandó. No te apartes de ella para nada; solo así tendrás éxito dondequiera que vayas”. ¿Te fijaste bien en la declaración? Eres valiente cuando obedeces la ley de Dios; eres un luchador cuando cumples con lo que el Señor te ha pedido que hagas. Por consiguiente, sin obediencia no hay verdadero éxito. Josué fue un gran personaje no tanto por sus logros bélicos, sino por su lealtad a la ley de Dios. ¿Quieres ser valiente y esforzado? Entonces pon tu corazón en sintonía con las Escrituras.


TOMADO DE :  MEDITACIONES 2016 #VISITAMIMURO Por: J. Vladimir Polanco.

Recordemos hoy lo que nos dice la palabra de nuestro Dios de Amor : “Sé fuerte y muy valiente”
 (Josué 1:7, NTV).

                                                        JOHN CARLOS SOTIL LUJAN

                                    DIRECTOR DEL WEB BLOG REFLEXIONES PARA VIVIR
                                            www.facebook.com/reflexionesparavivir







Comments Off

Decir que ya “leimos” un libro quizá sea una declaración bastante falsa. Uno de mis libros favoritos es El ministerio de curación, de Elena de White. Lo he leído de tapa a tapa en tres ocasiones. Sin embargo, cuando estaba escribiendo mi libro Lucas: el Evangelio de la gracia, lo volví a repasar y me encontré con decenas de afirmaciones que me parecía nunca haber leído con anterioridad. Compartiré contigo esta: “El evangelio simplifica maravillosamente los problemas de la vida” (cap. 30, p. 251). ¿Verdad que es una declaración hermosa? El evangelio es capaz no solo de ofrecerte salvación eterna, sino que además te ayuda a lidiar con los problemas comunes que forman parte de tu día a día. En otras palabras: creer en Jesús no solo te dará la oportunidad de vivir en el más allá, sino también de vivir mejor mientras estás en la tierra. Para muestra un botón.

La revista Psichology and Psychiatry Research publicó un artículo que pone en evidencia la fiabilidad de la declaración de El ministerio de curación. Según los investigadores que llevaron a cabo el estudio, orar y creer en Dios constituye una fuente de mejoría para quienes padecen algún tipo de trastorno psiquiátrico. De acuerdo con David H. Rosmarin, profesor de Psiquiatría de la Universidad de Harvard, creer en Dios mejora el bienestar psicológico del individuo, disminuye sus riesgos de caer en depresión y evita el suicidio. El estudio, que abarcó a ciento cincuenta y nueve pacientes, puso de manifiesto que los que no creían en Dios tardaban dos veces más en responder positivamente al tratamiento que los que admitían creer.

Jesús dijo: “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10). Creer en él te abrirá las puertas de la verdadera felicidad. Ahora que estás viviendo la etapa más plena de tu vida -la juventud- puedes fomentar y profundizar tu fe en el Señor, y así disfrutar y usar en toda su plenitud las facultades mentales con las que Dios te ha dotado. Las palabras de Josafat siguen teniendo vigencia para los que vivimos en el siglo XXI: “Confíen en el Señor, su Dios, y se sentirán seguros” (2 Crónicas 20:20). Si lo haces, todo será más sencillo.


TOMADO DE : #VISITAMIMURO Por: J. Vladimir Polanco.


Que cada día recordemos que teniendo Fe y Esperanza en un Dios y Padre de Amor, podremos enfrentar los problemas de esta vida. Su promesa es 
“Confíen en el Señor, su Dios, y se sentirán seguros” (2 Crónicas 20:20).



                                                          JOHN CARLOS SOTIL LUJAN

                                    DIRECTOR DEL WEB BLOG REFLEXIONES PARA VIVIR
                                            www.facebook.com/reflexionesparavivir
La Historia de Beth Whaanga
Beth Whaanga es dueña de una exuberante belleza. Su melena es rubia como el sol; sus ojos azules compiten con la hermosura de una playa caribeña. A sus 33 años luce como una jovencita de veinte. Es poco menos que la mujer maravilla. El problema es que detrás de ese esplendor externo hay algo muy distinto: su cuerpo lleva sobre sí las marcas de su aguerrida lucha contra el cáncer.


A principios de 2014, Beth decidió mostrarle al mundo el lado oculto de su vida. En acuerdo con su esposo, subió dos fotografías a su cuenta de Facebook. En la primera luce imponente gracias al maquillaje y al regio vestido rojo que resalta su silueta; en la segunda salen a relucir las cicatrices de una mujer que ha logrado sobrevivir a una ardua batalla contra la terrible enfermedad. Al comparar las dos imágenes, el contraste no puede ser mayor; es como si fueran dos mujeres distintas. Lo que se ve por fuera, no es lo que hay por dentro.

¿Qué hay debajo de tu ropa? Aunque aparentes lucir frente al mundo como bueno y perfecto, la verdad es que por dentro somos como enfermos terminales que sufrimos los estragos provocados por el cáncer del pecado. Al describir nuestra condición, el profeta Isaías declaró: “De la punta del pie a la cabeza no hay nada sano en ustedes; todo es heridas, golpes, llagas abiertas; nadie se las ha curado ni vendado” (Isaías 1:6). Ese es el cuadro que detalla nuestra vida interior. Por eso nos conviene acudir a Dios, sin hipocresías, y admitir nuestra verdadera condición: somos pecadores.

Entonces, -te preguntarás- ¿qué hago ahora con esta enfermedad?
He aquí la solución: “Vengan, vamos a discutir este asunto. Aunque sus pecados sean como el rojo más vivo, yo los dejaré blancos como la nieve; aunque sean como tela teñida de púrpura, yo los dejaré blancos como la lana” (Isaías 1:18). No importa lo que haya debajo de tu ropa, Dios está listo para quitar todas esas cicatrices que el pecado te ha provocado. Si Satanás te acusa y te dice que eres un gran pecador, levántate, alza tu voz y dile: “Sí, soy un gran pecador, pero cuento con un gran Salvador”.


TOMADO DE : #VISITAMIMURO Por: J. Vladimir Polanco.


Que nuestra oración , mientras vivamos en este mundo, cada día sea: 
¡Oh Dios, ten compasión de mí, que soy pecador!” (Lucas 18:13).


                                                          JOHN CARLOS SOTIL LUJAN

                                    DIRECTOR DEL WEB BLOG REFLEXIONES PARA VIVIR
                                            www.facebook.com/reflexionesparavivir




NO HACE MUCHO me encontraba en la famosa Capilla Sixtina, estirando el cuello tratando de captar la magnitud del genio de Miguel Ángel en los frescos que pintó en esa bóveda. El dedo de Dios permanece estirado para tocar la mano extendida del recién creado Adán. ¿Crees que Miguel Angel dio forma a esa obra de arte sobre la marcha, sin planificación ni bocetos? ¡Difícilmente!

Dios es un artista magistral, mucho más talentoso que Miguel Ángel, ¿Crees, entonces, que llegaste a esta vida como una página en blanco, sin bocetos ni planificación previa en la mente del Dios que te eligió? David, en su Salmo, afirma que no. El Artista divino que nos formó en el vientre de nuestra madre es también el Historiador divino que consignó nuestra vida antes siquiera de que fuera vivida. Pensamiento digno de reflexión, ¿verdad?
Podemos reaccionar de dos maneras distintas a esta acción divina. Podemos tomar la postura de que la planificación de nuestro Creador significa nuestra falta de independencia o de individualidad. Después de todo, ¿cómo puedo yo ser yo, y libre, si mi Hacedor ya ha planeado mi vida?

Por otro lado, podemos celebrar la sugerencia de que, pese a este mundo caído, el Artista Magistral nos ha dotado (es decir, nos ha equipado, en ocasiones incluso readaptándonos) para la misión excepcional para cuya consecución quiso darnos la vida. En su oración, David celebra una individualidad tan única que la vida y la misión que Dios tiene para ti no pueden ser vividas ni logradas por ninguna otra persona de la historia salvo tú.
¿Estamos atados por el destino trazado por Dios? Difícilmente. La trágica vida del rey Saúl es prueba suficiente de que todos somos libres de elegir nuestro propio camino. Pero, ¿por qué rechazar el destino de Aquel cuyo amor nos ha formado desde el comienzo para remontar el vuelo con él a nuestros potenciales más elevados en la vida?

“Cada uno tiene su lugar en el plan eterno del cielo. Cada uno ha de trabajar en cooperación con Cristo para la salvación de las almas. Tan ciertamente como hay un lugar preparado para nosotros en las mansiones celestiales, hay un lugar designado en la tierra donde hemos de trabajar para Dios” (Palabras de vida del gran Maestro, p. 262). Entonces, ¿no tomaremos la mano tendida de Dios y viviremos hoy su destino?

TOMADO DE : ELEGIDOS, El sueño de Dios para ti, Por: Dwight K. Nelson.

LA PALABRA DE NUESTRO DIOS NOS DICE; " Tú formaste mis entrañas; me hiciste en el vientre de mi madre. [...]Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar ni una de ellas’’. Salmo 139:13-16.

Recordemos que nuestro Buen Dios nos  ha creado para un destino glorioso. Compartamos esta buena noticia con los demás.

                                            JOHN CARLOS SOTIL LUJAN

                                    DIRECTOR DEL WEB BLOG REFLEXIONES PARA VIVIR
                                            www.facebook.com/reflexionesparavivir



La noche que fuiste elegido.



¿TE HAS PREGUNTADO alguna vez cómo fue la noche en que fuiste concebido?


Yo no lo había hecho hasta que me topé con una impresionante descripción de unos biólogos que es válida para todos nosotros. Tus padres se juntaron -que siguieran juntos, que realmente estuvieran juntos alguna vez o que fueran desconocidos no cambia este increíble escenario para ninguno de nosotros-, y papá depositó en mamá quinientos millones de diminutas células reproductoras masculinas, o espermatozoides.

Efectivamente, 500.000.000 de espermatozoos, cada uno con la misión solitaria de encontrar un único óvulo y penetrarlo. Y solo uno de esos espermatozoos podía haberte hecho a ti, lo que significa que ¡tuvo que “nadar” más rápido que los otros 499.999.999 en aquella carrera por la vida!

En palabras de Anthony DeStefano: “Quinientos millones de seres humanos potenciales, cada uno completamente distinto a ti, podrían haber nacido en tu lugar si aquel único espermatozoide no hubiera fertilizado aquel óvulo. En un sentido muy real, quinientos millones de seres humanos potenciales tuvieron que renunciar a la vida para que nacieras”. Y luego viene su impresionante conclusión: “Desde un punto de vista estrictamente estadístico, tu presencia en este planeta es un milagro.

En el amanecer mismo de tu vida tuviste que superar probabilidades abrumadoramente bajas, probabilidades menores de las que jamás tendrás que afrontar en ninguna otra situación. Independientemente de la opinión que tengas de ti mismo ahora, independientemente de los males que puedan acontecerte en la vida, independientemente del sufrimiento que te puedas ver forzado a soportar, independientemente de qué problemas familiares o económicos acabes afrontando, es imprescindible que entiendas esto: viniste a este mundo como un campeón” (Ten Prayers God Always Says Yes To, pp. 167,168).

¿Sabes por qué? ¡Porque fuiste elegido! Es la verdad resplandeciente de este nuevo año: Dios te eligió. ¡Cualquier otra combinación de células reproductoras, y habríamos tenido a tu hermana en vez de ti! Dios te eligió la noche que fuiste concebido.

Y hoy, ese mismo Dios te ha elegido para que realices un nuevo viaje con él: el año que ahora comienza. “Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes -afirma el Señor-, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza” (Jer. 29:11, NVI). Y cuando el que nos eligió antes de que naciéramos promete viajar con nosotros todos los días que vivamos, ¿puedes imaginar el destino glorioso que nos espera?.

TOMADO DE : ELEGIDOS El sueño de Dios para ti. Por: Dwight K. Nelson.

Al iniciar un nuevo año, no olvidemos que nuestro Dios y Padre de amor nos ha elegido para vivir en su camino de Sabiduría y Amor. Su palabra nos dice:  “Antes de formarte en el vientre, ya te había elegido; antes de que nacieras, ya te había apartado”. 
( Jeremías 1:5, NVI.)

Elijamos cada día seguir sus planes para nuestra vida.



                                                          JOHN CARLOS SOTIL LUJAN

                                    DIRECTOR DEL WEB BLOG REFLEXIONES PARA VIVIR
                                            www.facebook.com/reflexionesparavivir






“NO EXAGERO cuando digo que he formulado tres mil teorías respecto a la luz eléctrica, todas razonables y aparentemente ciertas, pero mis experimentos demostraron que solo dos eran correctas”. Con estas palabras reconocía Edison que el éxito depende, en la mayoría de los casos, de haber fracasado previamente no una, ni dos, sino hasta dos mil novecientas noventa y ocho veces.


Y tú, ¿en qué aspecto de tu vida sigues estancada en el ensayo y el error? ¿Cuántas resoluciones de año nuevo son simples recuerdos en tus viejos diarios? ¿Cuántas veces has intentado algo sin lograrlo? ¿Has llegado a la conclusión de que has fracasado y tienes ganas de abandonar?



Es natural sentir miedo al fracaso, pero lo cierto es que el miedo es el mayor fracaso. Imagina a Edison coleccionando fracasos de diez en diez, de cien en cien y de mil en mil... sin embargo, no se paralizó por el miedo. Al contrario, siguió intentándolo hasta que alcanzó su meta. ¿Cuál fue la clave de su éxito? Que mantuvo su mente fija en el objetivo hasta que inventó la bombilla moderna.

El miedo al fracaso puede presentarse en cualquier ámbito de la vida: matrimonial, profesional, social, espiritual... pero es este último el que más atención requiere, si es que tenemos como meta la vida eterna. Al igual que Edison, el apóstol Pablo nos da la clave del éxito en la carrera cristiana: “No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. Yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” (Fil. 3:12-14, NVI).

Es posible que no hayamos alcanzado todavía esa impecabilidad que anhelamos; que no seamos “perfectas” como nos hemos propuesto una y mil veces para terminar fallando de nuevo, y que nos sintamos atrapadas en las redes del mismo error repetido una y otra vez... Pero una cosa podemos hacer en este comienzo de nuevo año: olvidando lo que queda atrás, centrémonos en lo que tenemos delante, prosigamos a la meta y, como le sucedió a Edison, una luz se encenderá también para nosotras.



  Tomado de : Ante todo,Cristiana  Por : MÓNICA DÍAZ.



NO OLVIDEMOS , AL INICIAR UN NUEVO AÑO, NUESTRO DIOS Y PADRE DE AMOR NOS DICE: "No tengas miedo; solamente cree" (Luc. 8:50).





                                                        JOHN CARLOS SOTIL LUJAN


                                   DIRECTOR DEL WEB BLOG REFLEXIONES PARA VIVIR
                                            www.facebook.com/reflexionesparavivir



¿Cuál dirías que fue tu mejor momento de todo este año?

Seguramente muchas cosas buenas y malas te sucedieron. Quizás el momento en que supiste que pasaste de año en el colegio, o cuando esa personita sentada en la banca de adelante en la iglesia te sonrió, o el momento glorioso en que anotaste un gol en ese partido tan difícil. Probablemente, el mejor momento para ti fue cuando el médico entró a tu habitación del hospital y te dio el alta. Para otros, el mejor momento fue ver a su padre regresar a casa, o cuando alcanzaron la cumbre de aquella montaña tan alta. Tal vez, cuando recibiste esa noticia que cambió tu vida; el día que viajaste a tu lugar favorito; la hora en que conversaste con aquella persona que admiras.

Para ti, ese fue el mejor momento de este año. Para Jesús, el mejor momento del año sucedió cada mañana desde el 1” de enero hasta el 368 día de hoy.

Cada vez que sonó tu despertador, te estiraste de mala gana y pusiste un pie en el piso, mientras deseabas que la noche hubiera sido más larga; cuando abriste por completo los ojos y respiraste conscientemente, aunque hayas gruñido con el cabello alborotado, los ojos lagañosos, el aliento como de león y la almohada marcada en el rostro. Justo en ese momento en el cielo celebraron que seguías con vida al amanecer. Para Jesús, el mejor momento es cuando te ve tal y como eres al amanecer, libre de todo. Te ve y renueva el amor que te tiene. Te da otra oportunidad. Te toma de la mano aunque sigas con sueño. Si lo dejas acompañarte, caminará contigo a todos lados.

Cada mañana de este año fue una oportunidad para empezar de nuevo con Jesús. Si por alguna razón no la aprovechaste, recuérdalo cada mañana que te regale de aquí en adelante.

"Cada mañana se renuevan; ¡qué grande es su fidelidad!" (Lamentaciones 3:23).

TOMADO DE : CIENCIA DIVERTIDA Para cada día,  Por: Yaqueline Tello Ayala.

                                           JOHN CARLOS SOTIL LUJAN

                                    DIRECTOR DEL WEB BLOG REFLEXIONES PARA VIVIR
                                                www.facebook.com/reflexionesparavivir




Mientras Miguel terminaba de armar el árbol de Navidad en la sala de su casa, se podían escuchar desde la cocina los villancicos que sonaban en la vieja radio a pilas que mamá colocaba sobre el refrigerador. Qué hermosa que era esa fecha. Parecía que todos los problemas de la casa se habían esfumado, y solo reinaba una atmósfera de paz y felicidad.

Ya estaba casi todo listo y solo faltaba colocar la estrella, cuando surgió un problema. Era muy alto para que Miguel pudiera alcanzar la punta del árbol. Entonces, él le pidió ayuda a su hermano David, quien lo levantó en sus brazos para que pudiera alcanzar la puntita del árbol.

Un poco más tarde, junto a la mesa, estaba toda la familia reunida, lista para disfrutar de una rica cena navideña. Justo antes de dar gracias a Dios por los alimentos, el papá le preguntó a Miguel qué es lo que más le gustaba de la Navidad. 

Una sonrisa se dibujó en el rostro del pequeño, mientras miraba de reojo debajo del árbol que estaba frente a la mesa, y respondió: “Los regalos, papá, sin duda lo que más me gusta de la Navidad son los regalos”.

Pareciera increíble que la fecha en que el mundo dice recordar un acontecimiento tan trascendente para su destino, que recuerda aquel acto de generosidad jamás visto, se dedique a autogratificarse y a satisfacer su egoísmo.

Si hay un espíritu que debe reinar en la Navidad es el de dar, el de ofrecer, el de negarse a sí mismo por el bien de los demás  “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquél que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Dar fue la mayor manifestación de Dios hacia el ser humano. El Señor dio lo más valioso que tenía: su propio Hijo. 

El espíritu de la Navidad es donar, regalar. Pero ¿qué clase de regalo?

El regalo del que estoy hablando no se compra en un almacén de barrio ni se lo ofrece en las grandes tiendas de las capitales del mundo. Por otra parte, tampoco habría suma de dinero capaz de pagarlo. Es más, es el único regalo que puede llenar nuestro anhelo más profundo.

 Alguien dijo, alguna vez, acerca de nuestra mayor necesidad:

“- Si nuestra mayor necesidad hubiera sido la información, Dios nos habría enviado un educador.
“- Si nuestra mayor necesidad hubiera sido la tecnología, Dios nos habría enviado un hombre de ciencia.
“- Si nuestra mayor necesidad hubiera sido el dinero, Dios nos habría enviado un economista.
“- Si nuestra mayor necesidad hubieran sido los placeres, Dios nos habría enviado un animador de fiestas.
“- Pero, nuestra mayor necesidad es el perdón, de modo que Dios envió un Salvador”.

Jesucristo, el Salvador del mundo, es el mayor regalo que podemos recibir y también dar en esta Navidad. No gastes energías en vano. En esta Navidad, puedes recibir a Jesús en tu corazón y compartirlo con tus seres queridos.

Tomado de Revista Acción Joven. 

Reflexiones populares

Música de Reflexion

Loading...

Translate/Traductor web

REFLEXIONANDO CON LAS NOTICIAS

Loading...

Seguidores

Archives

Páginas vistas en total

© REFLEXIONES PARA VIVIR. 2010 | This wordpress temeplate was designed by Vcars | Converted to Blogger Templates and Blogger Themes for Shoe Shopping | Discount Watch